16 de marzo de 2014

¿Dónde está la verdad?

Este escrito estaba por ponerlo hace días, pero complicaciones de la vida me impidieron subirlo al blog hasta ahora. Quiero compartir una reflexión que me vino a la cabeza la semana pasada, cuando escuchaba el Evangelio de la primera semana de Adviento (Mateo 4: 1-11). Esta lectura trata sobre las tentaciones de Jesús en el desierto, un pasaje del Nuevo Testamento ciertamente rico en interpretaciones y análisis. 

Lo que me llamó la atención mientras escuchaba al sacerdote leer la lectura, es que el Diablo UTILIZA PASAJES DE LA BIBLIA para tentar a Jesús. Es decir: la "justificación" usada para tratar de confundir al Hijo de Dios es nada más y nada menos que la Sagrada Escritura.

En teoría, al menos para un católico, ¿qué cosa podría ser más confiable que la Biblia? ¿Cómo es posible equivocarse si se sigue la Palabra de Dios?

Esto me hizo pensar en cuántas veces hemos, todos, usado "pretextos" basados en cosas "buenas", justificadas en "autoridades reconocidas", o en fuentes "verídicas". 

La clave está, por supuesto, en la manipulación o interpretación que se le de al pasaje en cuestión. Porque, en la vida real, CUALQUIER COSA puede manipularse, desviarse de la intención original, malinterpretarse... Aún con las mejores intenciones (que, como bien dice el conocido dicho "de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno").

Esto es un peligro mayor para TODOS, y una tentación en la que caemos a veces, quizás sin darnos cuenta. Para mi, el mayor peligro, y lo que más me preocupa, es cuando tendemos a arrastrar y forzar a otros a estar de acuerdo con nuestros argumentos. Y basamos nuestra posición en alguna justificación "autorizada", sea la Biblia, lo que dijo el párroco, lo que leímos en una Encíclica... 

Cada vez que escribo en este blog, uno de los temores que tengo es que mis palabras puedan arrastrar a otros a pensar algo incorrecto, simplemente porque se convenzan con lo que está escrito aquí es "la verdad".
En realidad, la única VERDAD es Dios, todo lo demás son acercamientos que los humanos hacemos (o tratamos de hacer) hacia esa Verdad. Cada uno de nosotros tiene un porciento de razón en lo que pensamos (y decimos, y escribimos), pero difícilmente algún individuo tiene la última palabra en todo. Aún el Papa, cuando habla de temas no relacionados con la Iglesia, puede ser falible. Y la Iglesia ciertamente se ha equivocado en muchísimas cosas durante su historia de más de 2,000 años, a pesar de que el Magisterio de la Iglesia es probablemente la mejor salvaguarda del mensaje de Dios.

8 de febrero de 2014

Intentando seguir la "lógica atea". Segunda parte.

Continuamos algunas reflexiones sobre la "lógica atea", un tema que nos parece importante y que intentaremos desarrollar en varios escritos durante las próximas semanas.

Resumiendo, en la primera parte de esta serie, hablamos sobre la necesidad de aceptar ALGO como infinito y eterno, algo a partir de lo cual se desarrolló el Universo como lo conocemos ahora (y/o cualquier otro "Universo" que algunos teóricos postulan). La demostración de la existencia de ese ALGO, y las leyes científicas que puedan governar a ese ALGO, sólo pueden llegar hasta un punto, más allá del cual la Ciencia carece de competencia y posibilidades reales de experimentación, análisis y crítica de los resultados. Se llega al punto de la Metafísica (que, básicamente, significa "más allá de la Ciencia"). 

Por mucho que ateos y agnósticos odien la palabra "metafísica", y por mucho que se nos intente convencer que es "mala", la realidad nos muestra que, a veces, es imposible escapar de ella cuando se trata de razonar sobre algunos tópicos. Sean estos tópicos la existencia de un "dios", o una teoría científica sobre el origen del Universo (o Universos).

Es imprescindible aclarar ahora que NO estamos proponiendo abrazar la metafísica como regla general de vida, para explicar fenómenos que pueden ser estudiados por la Ciencia. Por ejemplo, no es necesario invocar a Dios para explicar la evolución de la vida o las leyes gravitacionales. Para eso tenemos la Biología, la Física y tantas otras disciplinas científicas. Porque, imperfectos como son, los estudios científicos son la forma más adecuada de estudiar y explicar fenómenos naturales. Ninguna persona religiosa debería temerle al desarrollo científico, ni a las nuevas teorías que aparecen de tiempo en tiempo. Es parte del conocimiento humano que nos permite acercanos al Universo y tratar de aprenderlo (y aprehenderlo, ver los significados 2 y 3 de la palabra "Aprehender" en el sitio web de la Real Academia Española).

Claro, que a veces la Ciencia parece "demostrar" que Dios no existe... Un ejemplo famoso: los recientes desarrollos de la Física y Astronomía llevaron a Stephen Hawking a convencerse en el 2010 que Dios "ya no tiene ningún lugar en la creación del Universo" (hasta ese momento Hawking, como científico, había dejado la puerta abierta a la posibilidad de la existencia de Dios). Sin embargo, ahora Stephen Hawking postula  que el Universo puede crearse a sí mismo de la nada, gracias a la ley de gravedad. "La creación espontánea es la razón por la que hay algo en vez de nada, por la cual existe el Universo y existimos nosotros", escribió Hawking en su libro El Gran Diseño. 

Estos argumentos en sí mismos merecen ser discutidos a profundidad... Sin embargo, es llamativo que se invoque una "creación espontánea" como explicación del origen del Universo (y de nosotros como seres humanos). Y que esta "creación espontánea" se "bendiga" con la ley de gravedad (o con cualquier otra compleja explicación física-matematica) como garante incuestionable de su veracidad. 

Y, por supuesto, pocos cuestionan esta "creación espontánea", porque lo dijo Stephen Hawking, un científico famoso y superinteligente. Tiene que ser verdad si lo dijo él. ¿Cierto...? Estos tópicos más alla  del entendimiento de los "meros mortales" (que somos el 99.9% de la población que no ha estudiado estos temas a nivel de tesis de doctorado), simplemente nos obligan a abrazar esos contenidos altamente teóricos y especulativos como un "dogma" (sin entenderlos pero confiados en la "fe" hacia la Ciencia y hacia sus nuevos sumos sacerdotes).

4 de febrero de 2014

El Papa y la Vida Religiosa. Segunda Parte

Continuamos con algunas pequeñas reflexiones personales sobre el encuentro que tuviera el Papa Francisco con alrededor de 120 Superiores de Institutos Religiosos Masculinos el pasado 29 de Noviembre de 2013, al finalizar la 82 Asamblea General de la Unión de Superiores Generales.

Hoy nos vamos a detener sólamente en una frase pronunciada por el Papa en ese encuentro: "Yo estoy convencido de una cosa: los grandes cambios de la historia se realizan cuando la realidad no fue vista desde el centro, sino desde la periferia".

El contexto de esta frase es la necesidad de salirnos de nuestras posiciones cómodas para acercarnos, entender, y abrazar otras realidades menos "cómodas". Como la pobreza, la marginalización, lo olvidado e ignorado por el mundo. La "periferia" se refiere aquí a aquello más alejado de lo "bueno", de lo bien visto, famoso, élite.

Ciertamente Francisco está hablando desde su experiencia personal, remontándose a sus tiempos de sacerdote y obispo en Argentina. De su opción, tan conmovedora como auténtica, de acercarse a los más pequeños. De hecho, el Papa continuó su frase diciendo que el mandato evangélico de ir a todo el mundo y proclamar el Evangelio hay que trasladarlo a las periferias existenciales y geográficas, como Jesús que fue hacia todas las periferias, para acercarse a todos. 

En nuestra opinión, esta visión de Francisco como "el Papa de la Periferia" se nos antoja como una de las mejores definiciones de su pontificado hasta el momento.

Y, más allá del Papa... qué bueno sería que más sacerdotes, religiosos y laicos optaran también por este estilo "periférico". El mundo ya tiene demasiados "centros", demasiados egos, demasiados dirigentes, demasiadas "estrellas" y "celebridades"... Demasiadas personas centradas en sus vidas, o en las cosas "importantes". Mientras, a la misma vez, millones de personas languidecen en el más oscuro abandono. En la periferia.

Ojalá y el ejemplo de Francisco nos anime a salir de nuestros "centros" y abrazar las "periferias" que nos rodean.

30 de enero de 2014

El cuerpo de Don Bosco

En la fiesta de Don Bosco se podrían escribir tantas cosas para recordar a este gran santo de la Iglesia. Y ciertamente hay miles de escritos, páginas en internet, libros, fotos, canciones, filmes y tantas otras formas de tener presente a Don Bosco hoy. 

Nosotros no somos los más indicados ni conocedores para escribir acerca de este querido santo. Pero en otros años hemos puesto en el blog algunas reflexiones personales, hemos comentado sobre canciones salesianas famosas y universales y también sobre sitios de internet que generosamente comparten cantatas a Don Bosco. También hemos mencionado grandes salesianos y salesianas que hemos tenido la suerte de conocer. Y en el futuro pensamos continuar esta serie de escritos sobre Don Bosco y su obra salesiana.
Al lector que se acerca hoy a este blog, recomendamos de corazón que lea esos escritos anteriores. No porque los hayamos preparado nosotros -que hay MUCHOS y MEJORES escritos sobre Don Bosco en cualquier otro lugar- sino porque fueron escritos para compartir recuerdos y vivencias personalas, y a lo mejor despiertan en el lector recuerdos propios. Uno nunca sabe, pero Dios puede hablar a través de medios impensados, y tocarnos los corazones de múltiples maneras.

Hoy queremos añadir un escrito de Catholic.net que habla sobre los cuerpos incorruptos de los santos, y que nos ha parecido muy bueno. Y, como ese escrito incluye una extensa mención a Don Bosco (hacia el final de la página), nos pareció apropiado complementarlo con un video. Un video del 2008 que muestra el reconocimiento que se hiciera al cuerpo incorrupto de Don Bosco, con motivo de la apertura y traslado temporal de su urna a raíz de una reparación hecha en la Basílica de María Auxiliadora.

Tan impresionante como es la contemplación del cuerpo incorrupto de Don Bosco, más impresionante aún es la contemplación de su obra y de sus frutos, 126 años después de su muerte. ESA ES LA VERDADERA grandeza del cuerpo de Don Bosco.
Cuando uno aprecia la labor de estos GIGANTES del Espíritu, uno de los cuales fue sin dudas Don Bosco, es emocionante y sobrecogedor percibir cómo entregaron su vida entera a Dios y a su Reino.

Desde nuestra pequeña estatura, y pequeñas vidas, de todos modos estamos llamados a seguir estos ejemplos de los grandes santos. Que la fiesta de Don Bosco sea un recordatorio e invitación a dar, como él dio, nuestros propios pasos de santidad hacia Dios. ¡Salve, Don Bosco Santo!

23 de enero de 2014

Síndrome Down: Cuando los ángeles nos visitan

Hace mucho tiempo que estamos por escribir acerca de personas con Síndrome Down. Por razones (bendiciones) de la vida, hemos tenido la oportunidad de estar vinculados de manera especial con numerosas personas Down. De hecho, una de las pastorales más hermosas con las cuales nos vinculamos en Cuba fue precisamente el Programa de Atención al Síndrome Down, organizado por Cáritas Cubana hace dos décadas.

Mientras hacemos el tiempo y encontramos la disposición para compartir esas experiencias que vivimos, hoy comenzamos por compartir una noticia que encontramos en la principal agencia de noticias de Canada (CBC: Canadian Broadcasting Corporation). La historia, en idioma Inglés, puede accederse aquí.

Resumiendo en pocas palabras, se trata de lo sucedido en un encuentro de baloncesto entre dos escuelas secundarias (Intermediate High School) de la ciudad de Charlottetown, capital de la provincia de Prince Edward Island. En el equipo de una de las escuelas (Birchwood Intermediate School) se encontraba Cameron Gordon, un joven con Síndrome de Down. 

Cuenta la madre que Cameron había querido este año participar en el equipo de baloncesto de su escuela: "(en el pasado) hay cosas que él ha querido hacer y no ha podido". Sin embargo, el entrenador enfatiza que el muchacho ha traído alegría para todos los demás: "Cada vez que Cameron está, los demás muchachos están llenos de sonrisas". 

Confirma el capitán del equipo, otro adolescente: "Si alguno está triste, Cameron le da una palmada en la espalda y le dice que siga adelante, que todo está bien."

El pasado jueves, a Cameron le dieron la oportunidad de participar en el juego. Cuando le pasaron el balón, los demás jugadores lo dejaron avanzar (hasta cerca del aro), y allí Cameron intentó anotar. Falló un par de veces, pero a la tercera vez el balón entró por el aro, y TODOS en la cancha estallaron en aplausos, con una alegría genuina.

La historia dice que la rivalidad deportiva entre estas dos escuelas se remonta a muchos años, pero que en esos momentos, los estudiantes de ambos centros, sus entrenadores, padres y otros asistentes al encuentro, TODOS se unieron en un mismo sentir, alegría y celebración por el juego de Cameron Gordon. 

La escuela de Cameron perdió ese juego (esta historia, real, NO es un cuento de hadas con un final perfecto). Pero, dice el capitán del equipo: "en cinco años nosotros no vamos a acordarnos del resultado del juego. De lo que vamos a acordarnos es que fue el juego donde Cameron logró sus primeras canastas. Es algo grande el haber sido parte de este momento".

Sugerimos que vean el video adjunto a la historia de la CBC. Dura menos de 4 minutos, pero son 4 minutos que los llenarán de profunda emoción. Y de paz. Porque se trata de un ángel entre nosotros, y porque estos momentos son los especiales que quedan en la vida.

Al terminar el juego, el muchacho corrió donde su madre, y contento le preguntó: "Mamá, ¿me viste?". "Claro que te vi", le respondió la madre. Y Camerón le respondió: "Mamá, LA VIDA ES BELLA".

[La frase original (en Inglés) que le dijo Cameron a su madre fue "Life is great", que también equivale a "La vida es buena" o "La vida es grande"].

19 de enero de 2014

Intentando seguir la "lógica atea". Primera parte.

Por curiosidad puse en el buscador de Google dos simples palabras: "lógica atea". Estaba pensando cómo empeza un escrito acerca del tema, y pensé que a lo mejor encontraba algo que me sirviera como punto de partida. Para qué hablar...

Me encontré un sinnúmero de páginas, como era de esperar. Algunas escritas desde una militancia atea y fuertemente contra cualquier tipo de religión. Otras escritas desde lo que considero un fanatismo religioso, invocando la fe en Dios como única explicación de principios. En ambos casos, fueron pocos los sitios donde se intentaba apelar a razonamientos fundamentados en hechos. Y el respeto por posiciones filosóficas ajenas era bien poco -si es que existía en primer lugar...

Es obvio que algunos temas despiertan en los seres humanos una disposición a agredir, gritar, ofuscarse, y perder cualquier expectativa de intercambio dentro del respeto. Desgraciadamente, la religión como tema de debate ha caído en este plano frecuentemente.

Antes de seguir, es necesario aclarar al lector que haya llegado hasta aquí que yo escribo este blog como cristiano, y como católico. Por lo tanto, mis opiniones están matizadas por mis convicciones personales (al igual que cualquier opinión de cualquier otro ser humano). Sin embargo, en este escrito quiero acercarme a la perspetiva de la "lógica atea". Por lo tanto, al analizar, presentar, y discutir elementos, NO voy a usar argumentos que requieran que la persona tenga fé, haya aceptado a Jesucristo como Señor de su vida y de la historia, o crea que la Biblia es un libro revelado por Dios. Porque esos argumentos NO funcionan con una persona atea, que, por definición, no cree en esas premisas. Por tanto, me voy a acercar al tema "desde el otro lado". Y al hacerlo intentaré razonar la "lógica" de no creer en Dios.



11 de enero de 2014

El Papa y la Vida Religiosa. Primera Parte

Los últimos días hemos estado leyendo acerca de un encuentro que tuviera el Papa Francisco con alrededor de 120 Superiores de Institutos Religiosos Masculinos. La reunión se realizó el 29 de Noviembre de 2013, al finalizar la 82 Asamblea General de la Unión de Superiores Generales, y aunque la idea original era tener un pequeño encuentro de saludo, Francisco quiso dedicar toda la mañana a dialogar con los líderes religiosos. [Francisco I es el primer Papa religioso desde el camaldulense Gregorio XVI, quien fuera elegido en 1831].

Por la importancia de este encuentro, la riqueza de ideas que trasmitió, y las controversias generadas en los medios de prensa seculares, creemos que es importante escribir más sobre el tema, y compartir los puntos que se nos antojan más importantes de este encuentro. Por supuesto, recomendamos al lector interesado en un análisis más profundo que busque las transcripciones originales y lea con más detalles. Aquí sólo compartimos nuestra visión, que es por necesidad limitada, incompleta y no necesariamente la mejor.

Para empezar, Francisco decidió no pronunciar ningún discurso -ni tampoco escuchar discursos preparados de otros. Por el contrario, el Pontífice pidió un diálogo franco basado en preguntas y respuestas.

Los religiosos preguntaron qué se esperaba de la vida religiosa, cuáles serían las prioridades de la evangelización, cómo acercarse a las periferias de la sociedad... Francisco hizo referencia a Benedicto XVI al responder que "la Iglesia crece por testimonio y no por proselitismo". Y el testimonio que puede atraer es aquel relacionado con actitudes no habituales: generosidad, desapego, sacrificio, olvidarse de uno mismo para ocuparse de los otros. Es un testimonio de "martirio" de la vida religiosa, un camino de atracción basado en el ejemplo.

El Papa continuó diciendo que la Iglesia tiene que ser ATRACTIVA, despertando al mundo al mostrarle un modo diferente de hacer, de actuar, de vivir. Son los valores del Reino de Dios encarnados en la Tierra, que deben mostrarse con el ejemplo de vida.

3 de enero de 2014

Para terminar el tiempo de Navidad

El tiempo de Navidad termina en pocos días. Bueno, desgraciadamente para muchos aquí en Canada terminó el mismo 25 de Diciembre, y ya el 26 la mente voló a otros lugares y las atenciones se volcaron a otras cosas. 

Este es el sello característico de los tiempos modernos: atención reducida a pocos instantes, e intereses cambiantes a los pocos minutos. Pasa no sólo con la Navidad, pero con cualquier otra cosa, sean políticos, cantantes famosos, "estrellas" de cine, programas de televisión... La variedad, variabilidad y corta duración de los acontecimientos es lo que nos define como sociedad. 

Pero bueno, esto no nos impide esforzarnos por caminar contra la corriente. Nosotros todavía seguimos poniendo villancicos en la casa, y en el carro camino al trabajo, y donde se pueda. Quizás locura, o empecinamiento, o añoranza por el tiempo litúrgico que termina.

Cualquiera que sea la explicación, queremos compartir una última canción de Navidad antes de continuar añadiendo al blog escritos de otros temas. 

Y qué canción puede ser más sencilla, simple, y a la misma vez agradable, que la versión de José Feliciano "Feliz Navidad". La letra no tiene grandes pretensiones, ni grandes complicaciones, en ninguno de los dos idiomas en que se canta. La música es pegajosa en su simplicidad y ritmo. Las trompetas vienen muy bien con el tono celebrativo y alegre. La canción incluso nos desea un nuevo año lleno de prosperidad ¿Qué más puede pedirse? 

Mientras las imaginarias cortinas de Navidad van cayendo, y mientras las tiendas y comercios se preparan para la siguiente orgía de materialismo (el 14 de Febrero), detengámonos por un instante. Para recordar que Dios nace cada día. Que cada día es Navidad. Que Dios nos ama siempre. Y que, siempre, tenemos la posibilidad de regalarnos simples detalles como la sencilla canción de Feliciano que compartimos hoy.